jueves, febrero 15, 2024
InicioCinema¿En qué año las películas dejaron de ser en blanco y negro?

¿En qué año las películas dejaron de ser en blanco y negro?

En 1895, los hermanos Lumière mostraron al público una película de un tren saliendo de la estación. Con poco más de un minuto, en blanco y negro y sin sonido, el público quedó asombrado. Sin embargo, el proyecto de los hermanos inició una revolución que cambiaría la sociedad para siempre. Así nació el séptimo arte.

Contrariamente a la creencia popular, la mayoría de las películas producidas hasta la década de 1920 eran en color. Se aplicó pintura cuadro por cuadro con la ayuda de pinceles y lupas, o se tiñó toda la película, creando una especie de “filtro”. Sin embargo, el colorido cayó en desuso con la llegada del sonido.

Al público no le importaba mucho si la película era en blanco y negro, pero ya no aceptaba el cine mudo. Con esta nueva perspectiva, las producciones no vieron la necesidad de gastar tanto tiempo y dinero en colorear, ya que el uso del sonido llamó mucho más la atención.

Los colores en el cine no volvieron a ser un tema de actualidad hasta los años cincuenta, cuando la televisión invirtió en imágenes en color. Como resultado, los productores temieron que los espectadores abandonaran el cine, por lo que invirtieron mucho en tecnología, creando nuevas películas, con cámaras más ligeras y una mayor gama de colores, intentando acercarse lo más posible a la realidad.

Oficialmente, los colores en el cine sólo ganaron mayor protagonismo en la década de 1960, cuando una gran parte de la producción cinematográfica para el cine ya estaba reemplazando el blanco y negro por el color. En los años 80 prácticamente el 100% de las producciones ya eran en color.

Primeros pasos de la tecnología.

Aunque la inversión real en el cine en color no se fortaleció hasta los años 1960, otros intentos de crear una cámara que capturara los colores reales del mundo ya habían asumido riesgos, como fue el caso del Technicolor.

En la década de 1930, Technicolor lanzó una cámara de tres elementos que filmaba en tres colores. La luz se proyectó en colores primarios y luego se superpuso dando la impresión de naturalidad. La primera película que utilizó esta técnica fue Vanidad y belleza (1935).

Hoy en día el blanco y negro se ha utilizado por motivos estéticos, pero sigue teniendo éxito. Como ocurre con películas como el faro (2019), de Robert Eggers. La elección de la fotografía en blanco y negro pretende sumergir al espectador en la historia, que tiene lugar en 1890 y recuerda a clásicos como El séptimo sello.

TEMAS DE INTERÉS
Popular